Información General

Lago Verde es una comuna de Chile ubicada en la Provincia de Coyhaique, región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo. Está ubicada en el límite noroeste de la región a 370 kilómetros al norte de su capital Provincial y Regional, Coyhaique.

Según el Censo de 2012, la comuna tiene una extensión de 4560 km² y su población alcanza los 869 habitantes.

Se compone de tres localidades: Villa La Tapera, Villa Amengual, y Lago Verde, siendo la última, la capital comunal.
MAPA LAGO VERDE

UBICACIÓN

Geográficamente la comuna está conformada por las cuencas  del río Figueroa y del río Cisnes, que están separadas entre sí por numerosos cordones montañosos, que generan dos sectores poblados aislados entre ellos: El sector de Lago Verde y el sector de Villa Amengual-Villa La Tapera, que concentran cerca del 65% de la población comunal.

La comuna cuenta con dos pasos fronterizos por cuenca, habilitados durante parte importantes del año: Paso Las Pampas de Lago Verde y el Paso Río Frío – Appeleg. Ambos, por su parte chilena, dependen de los retenes fronterizos de Carabineros de Chile.

ACTIVIDAD

Lago Verde y Villa La Tapera cumplen un rol fundamental en la entrega de servicios a los asentamientos rurales. En el caso de Villa Amengual, su condición de paso carretero le otorga proyecciones, principalmente, en los rubros de comercio y servicios.

La mayoría de la población rural de la comuna se encuentra asentada en las terrazas fluviales de ambas cuencas, concentrándose en mayor medida en los alrededores de los centros poblados y en las cercanías de los caminos existentes, distinguiéndose los sectores del Valle Figueroa (próximo a la localidad de Lago Verde) y Cisnes Medio (próximo a la localidad de Villa Amengual).

La principal actividad económica de la población rural de la comuna, proviene de la actividad ganadera, mientras que para los habitantes de los centros poblados, procede, en una mayor medida, de actividades vinculadas al sector público, el comercio, y minoritariamente, a la agricultura.

Respecto del negocio pecuario, es necesario señalar que su baja rentabilidad, ha forzado a la población rural a diversificar sus actividades productivas, incursionando en la actividad forestal y, con mayor intensidad en el turismo.